Mujeres de la calle

Fijas o desprendidas,
siempre ficcionales,
a lo largo de una calle
que nunca es la misma
como no son las mismas
las sombras de este, ese
y aquel día nublado.

Domésticas o publicitarias
se presentan de tinta entera
en el lienzo de las paredes
que de tan naturales
se vuelven provisorias.

El paso se adelanta, sexy,
dejando apenas una huella
que se imprime sobre la siguiente.

Políticas, con gestos mínimos,
se ponen los anteojos, eligen el arma
y hacen la calle.