III

Pensarás en cosas pequeñas:
en el pulso de la garra y no conseguirás arañar;
en la vista, y no lograrás distinguir el rojo.

En tus oídos sólo habrá sonidos vacíos de palabras,
en tu nariz olor a metales, a chocolate.